AUTOESTIMA

cuida tu autoestima como cuidas tu cuerpo
"Amarse a uno mismo

es el comienzo de una aventura

que dura toda la vida"

Oscar Wilde 

La autoestima supone respetarnos como personas, cuidarnos, querernos, intentar cada día estar más satisfechos con nosotros mismos.

Sin embargo muchas personas manifiestan tener una autoestima baja, como si fuera un rasgo inmodificable. Este tipo de respuesta de indefensión hacia una parte de su personalidad que no les gusta, les hace sentirse infelices, inferiores, incapaces. Una baja autoestima, sentirse inferior a los demás es una fuente de sufrimiento que toda persona debería de trabajar


QUÉ ES LA AUTOESTIMA

una buena autoestima nos hace enfrentarnos a la vida de forma más segura

LA AUTOESTIMA

Las creencias que tenemos acerca de nosotros mismos, aquellas cualidades, capacidades, modos de sentir o de pensar que nos atribuimos, conforman nuestra “imagen personal” o “autoimagen”.





La “autoestima” es la valoración que hacemos de nosotros mismos sobre la base de las sensaciones y experiencias que hemos ido incorporando a lo largo de la vida. Esta autovaloración es muy importante, dado que de ella dependen en gran parte la realización de nuestro potencial personal, de las metas que nos marcamos y la forma de afrontar los problemas. De este modo, las personas que se sienten bien consigo mismas, que tienen una buena autoestima, son capaces de enfrentarse y resolver los retos y las responsabilidades que la vida plantea. Por el contrario, los que tienen una autoestima baja suelen autolimitarse y fracasar




LA SUSCEPTIBILIDAD TE IMPIDE SER FELIZ

susceptibilidad y baja autoestima van unidos de la mano
¿Pueden ser las personas susceptibles felices? Tal vez en alguna Corte de "esas que cortaban cabezas a los súbditos", si, porque desde luego el Monarca no admitía la contradicción ni que se pusieran en duda sus decisiones o se contradijeran los deseos.



Las personas susceptibles tienen una baja tolerancia a la frustración y sesgan la información contradictoria con sus propios deseos como intentos de llevares la contraria o boicotearles.

La capacidad de autocrítica o el desarrollo de la empatía no figuran entre sus cualidades fundamentales, ya que basan su vida en lo que ellos quieren y necesitan, y cuando no son saciadas sus necesidades, consideran que han sido heridos.




LA BAJA AUTOESTIMA TAL VEZ DEBERÍA CONSIDERARSE UN TRASTORNO PSICOLÓGICO

Se habla habitualmente de baja autoestima como una justificación a muchos problemas que padece una persona.


La persona cuenta sus problemas y termina diciendo "es que tengo baja autoestima", como si contra eso ya no pudiera luchar, como si tuviera un estigma que hace que su sufrimiento tenga una causa, como el que tiene miopía o una hernia de disco.


La autoestima es el amor que sentimos hacia nosotros mismos, nuestra valoración, nuestro autoconcepto, nuestro reconocimiento de carencias pero también de cualidades, y tenemos que potenciarlo, ser objetivos en nuestra valoración para poder luchar contra lo que nos frena de nosotros mismos.



EL COMPLEJO DE INFERIORIDAD Y LA BAJA AUTOESTIMA

El complejo de inferioridad está íntimamente relacionado con el desarrollo de una baja autoestima.


Este complejo se basa en una autovaloración negativa, centrando toda la atención en una supuesta menor capacidad o cualidad de la persona respecto a los demás.



En la mayoría de los casos el complejo de inferioridad se empieza a desarrollar en la infancia, en algunos casos por problemas de relación con los padres, que no han sabido en su momento detectar las dificultades del niño en su autovaloración, y en otros casos porque los mismos padres muestran una actitud de máxima exigencia respecto a los hijos que al no ser capaces de cumplir las altas expectativas de los padres empiezan a generar sentimientos de inferioridad (muchos padres abusan de las comparaciones para intentar motivar a los hijos, lo que supone un gran error).



CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA


1. Convierte lo negativo en positivo: Intenta pensar en positivo, incluso aquello que a priori crees que no tiene solución
Pensamientos negativos
"No hables"
"¡No puedo hacer nada!"
"No esperes demasiado"
"No soy suficientemente bueno"
Pensamientos alternativos
"Tengo cosas importantes que decir"
"Tengo éxito cuando me lo propongo"
"Haré realidad mis sueños"
"¡Soy bueno!"
2. No generalizarComo ya hemos dicho, no generalizar a partir de las experiencias negativas que podamos tener en ciertos ámbitos de nuestra vida. Debemos aceptar que podemos haber tenido fallos en ciertos aspectos; pero esto no quiere decir que en general y en todos los aspectos de nuestra vida seamos “desastrosos”.
3. Centrarnos en lo positivoEn conexión con lo anterior, debemos acostumbrarnos a observar las características buenas que tenemos. Todos tenemos algo bueno de lo cual podemos sentirnos orgullosos; debemos apreciarlo y tenerlo en cuenta cuando nos evaluemos a nosotros mismos.
4. Hacernos conscientes de los logros o éxitosUna forma de mejorar nuestra imagen relacionada con ese “observar lo bueno” consiste en hacernos conscientes de los logros o éxitos que tuvimos en el pasado e intentar tener nuevos éxitos en el futuro. Pida a los alumnos/as que piensen en el mayor éxito que han tenido durante el pasado año. Dígales que todos debemos reconocer en nosotros la capacidad de hacer cosas bien en determinados ámbitos de nuestra vida y que debemos esforzarnos por lograr los éxitos que deseamos para el futuro.
5. No compararseTodas las personas somos diferentes; todos tenemos cualidades positivas y negativas. Aunque nos veamos “peores” que otros en algunas cuestiones, seguramente seremos “mejores” en otras; por tanto, no tiene sentido que nos comparemos ni que, nos sintamos “inferiores” a otras personas.
6. Confiar en nosotros mismosConfiar en nosotros mismos, en nuestras capacidades y en nuestras opiniones. Actuar siempre de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, sin preocuparse excesivamente por la aprobación de los demás.
7. Aceptarnos a nosotros mismosEs fundamental que siempre nos aceptemos. Debemos aceptar que, con nuestras cualidades y defectos, somos, ante todo, personas importantes y valiosas.
8. Esforzarnos para mejorarUna buena forma de mejorar la autoestima es tratar de superarnos en aquellos aspectos de nosotros mismos con los que no estemos satisfechos, cambiar esos aspectos que deseamos mejorar. Para ello es útil que identifiquemos qué es lo que nos gustaría cambiar de nosotros mismos o qué nos gustaría lograr, luego debemos establecer metas a conseguir y esforzarnos por llevar a cabo esos cambios.

PROGRAMA PSICOLOGICO PARA MEJORAR LA AUTOESTIMA

Un programa de autoestima se estructura en una serie de sesiones que van trabajando sobre diferentes aspectos de la persona, comenzando con aquellos que es necesario cambiar desde un primer momento para acceder a otros cambios más profundos en su propia valoración, aquí tienes un ejemplo:
un programa psicológico puede ayudarte a mejorar tu autoestima

1: Autocrítica: Se enseña a la persona a cambiar la forma en que se juzga a si misma, que en los casos de una baja autoestima, son tendentes a la devaluación personal.



AUTOESTIMA Y RELACIONES DE PAREJA

La autoestima, aspecto básico en cómo nos relacionamos con los demás, cobra un papel muy importante en las relaciones de pareja.


A la hora de buscar pareja: La gente con autoestima baja encuentra dificultades a la hora de encontrar pareja, ya que al no valorarse siempre dan por sentado que fracasarán. Eso les hace cohibirse a la hora de intentar entablar una relación y buscar parejas por debajo de sus posibilidades. Por supuesto pueden encontrar pareja, y se sienten agradecidos de tenerla, pero no es de extrañar que por diversos motivos estas personas no cumplan sus expectativas. A veces los conflictos se producirán porque la pareja se da cuenta que no puede "alcanzar" en muchos aspectos a la otra persona, la que sufre de una autoestima baja y sin embargo tiene un mayor potencial.




·    En los conflictos de pareja: Las personas con baja autoestima pueden culpabilizarse por todos los conflictos de pareja y, al no confiar en sus capacidades, dejarán que sea la otra parte la que busque soluciones.

FALTA DE AUTOESTIMA: SE TOMA COMO UN FACTOR CUANDO ES UNA CAUSA

Es bastante habitual que las personas acudan a consulta por algún problema como ansiedad, problemas de pareja, dificultades de relación, etc, y durante la evaluación nos encontremos con un problema de base: la falta de autoestima.


Estas personas suelen tomar su problema de autoestima como un rasgo de personalidad, algo intrínseco y con lo que tienen que vivir, como si fuera algo inmodificable. Es necesario en muchos casos, comenzar el tratamiento atendiendo a este factor como un potente mediador en el resto de los problemas de las personas.



El hecho de que la falta de autoestima se geste, en muchísimos casos, desde la infancia, no debe restar importancia al problema, ya que muchas decisiones personales y la forma en que nos relacionamos e interpretamos el mundo, pasan por nuestra propia posición en la situación, de forma que si la autoestima es baja, la persona tenderá a pensar que "tiene lo que se merece", que es inútil luchar por mejorar las cosas o que no es digno de tener un futuro mejor.




Entre los problemas en los que se suele detectar una baja autoestima están:



EL PERFECCIONISMO PUEDE VOLVERSE EN CONTRA DE LA AUTOESTIMA

¿QUÉ ES EL PERFECCIONISMO?


Una persona perfeccionista se caracteriza por:



. Aspirar a metas muy altas, las más altas, incluso si son extremadamente complicadas. No atiende a circunstancias que pueden hacerle no ser capaz de llegar a conseguir esa meta.

. Hace depender su valía personal exclusivamente de su capacidad para lograr los mejores resultados

. Experimenta consecuencias negativos si no los alcanza, atendiendo a razones como que “debería” haber sido capaz, minando su propia autoestima

AUTOESTIMA Y LA TRAMPA DE LA COMPARACIÓN

Las personas con una baja autoestima tienden a focalizar toda su atención en todos los aspectos negativos de su propia persona y en los aspectos positivos de las otras. Esta forma de "ver el mundo" les produce un gran sufrimiento, ya que siempre se consideran en desventaja con los demás, produciéndose un círculo vicioso de devaluación propia - sobrevaloración ajena - bajada de autoestima.

Una forma de bajar la autoestima es comparándonos con aquello que consideramos mejor de cada persona
Estas personas tienden a compararse de forma constante con los demás. Ven en los otros cualidades utilizando la forma del "pars pro toto" (la parte por el todo), de esta forma, por ejemplo, una chica acomplejada por sus piernas ve a otra chica con piernas bonitas, y ya sólo con eso la considera superior a ella, sin fijarse en otros aspectos físicos o intelectuales de la persona.